(0264) 422-6606                Bartolomé Mitre Oeste 348, Capital - San Juan

LEY NOTARIAL

LEY NOTARIAL DE LA PROVINCIA DE SAN JUAN

REGIMEN LEGAL DEL NOTARIADO
EN LA PROVINCIA DE SAN JUAN
 
 
 
LEY NOTARIAL DE LA PROVINCIA DE SAN JUAN Nº 3718

San Juan, 18 de julio de 1972

VISTO

La autorización del Gobierno Nacional concedida por Decreto Nº 3196, la Política Nacional Nº 52
inciso b) y en ejercicio de las facultades legislativas que le confiere el art. 9º del Estatuto de la
Revolución Argentina; El Gobernador de la Provincia de San Juan, sanciona y promulga con fuerza
de LEY
LEY NOTARIAL PARA LA PROVINCIA DE SAN JUAN

TITULO I
Funciones Notariales

Art. 1º: Compete al Notario:

1.- La función de recibir, interpretar y adecuar al ordenamiento jurídico las exteriorizaciones de
voluntad de quienes en cumplimiento de precepto legal o de estipulación contractual o por otra
causa lícita, requieran su ministerio para la instrumentación fehaciente de hechos, actos o
negocios jurídicos.

2.- La comprobación y fijación de hechos de cualquier naturaleza u origen, previa ejecución, en su
caso, de las diligencias necesarias a tal objeto.

3.-La redacción de los documentos receptivos de su actuación.

4.- Las demás funciones que ésta u otras leyes le atribuyan.

Art. 2º: Integran la actividad notarial en el plano profesional:

1.- El asesoramiento jurídico notarial en general y la formulación en su caso, de dictámenes orales
o escritos.

2.- La redacción de documentos de índole jurídico notarial que no requieran forma pública.

3.- La relación y estudio de antecedentes de dominio.

4.- Las gestiones requeridas por los interesados cuyo cometido sea aceptado y que no fueren
privativas de otras profesiones.

5.- La facción de inventarios judiciales y extrajudiciales y otras diligencias encomendadas por
autoridades judiciales o administrativas, ya sea a propuesta de parte o de oficio, que no
correspondan en forma exclusiva a otros funcionarios públicos o profesionales.

Art. 3º: Los notarios están autorizados para realizar ante los jueces de cualquier fuero o
jurisdicción y ante los organismos nacionales, provinciales o municipales, entidades autárquicas,
descentralizadas o mixtas, todas las gestiones y trámites necesarios para el cumplimiento de sus
funciones, incluso efectuar las inscripciones en los Registros públicos de los actos otorgados ante
ellos, como así también los pasados en otra jurisdicción. Igualmente están facultados para
examinar o solicitar en préstamo, de cualesquiera de los organismos y entidades mencionados,
todo expediente judicial o administrativo, ajustándose a las normas que reglamenten esos
préstamos y sin más requisito que el de acreditar su carácter de notario. Exceptúense de esa
facultad las informaciones de carácter estrictamente privado y los registros, archivos y otras
documentaciones cuyas constancias se declaren reservadas o secretas, por disposiciones legales
vigentes.

Art. 4º: El notario sólo podrá actuar a requerimiento de parte.

Art. 5º: No podrán ejercer funciones notariales:

1.- Los incapaces y quienes adolezcan de defectos físicos o mentales que los inhabiliten para
ejercicio profesional.

2.- Los encausados por los delitos dolosos, desde que hubiere quedado firme el auto de
procesamiento.

3.- Los condenados dentro o fuera del país, por delitos dolosos, mientras dure la condena. Si
delito fuere contra la propiedad o la administración pública, hasta diez años después de cumplida
la condena y si fuere contra la fe pública, la inhabilitación será definitiva.

4.- Los fallidos y concursados civilmente mientras no fueren rehabilitados.

5.- Los notarios inhabilitados en cualquier jurisdicción de la República, en tanto se mantenga
medida.

Art. 6º: La función notarial es incompatible:

1.- Con el ejercicio de las profesiones de abogado, procurador, martillero y corredor de comercio.
El notario podrá actuar en causas judiciales propias o de su cónyuge, padres, hijos, hermanos
parientes afines hasta el segundo grado inclusive.

2.- Con el ejercicio habitual del comercio en forma personal.

3.- Con empleos en Poder Judicial Nacional o Provincial.

4.- Con la calidad de militar o eclesiástico.

5.- Con el ejercicio de funciones notariales en otra jurisdicción.

6.- Con cualquier otra actividad de índole permanente, pública o privada cuyo ejercicio importe de
hecho la violación de la norma del artículo 10, inciso 9) de esta ley.

Art. 7º: Sin perjuicio de lo dispuesto en el inciso 6) del artículo anterior, el cargo de notario es
compatible con el desempeño de la función docente, con cargos públicos electivos y con empleos
que impliquen el ejercicio de una función notarial o registral, a excepción de los que corresponden
al Registro General de la Propiedad y Archivo de Tribunales.

Art. 8º - (Derogado por el Decreto-Acuerdo 0316-G-92). El Colegio Notarial podrá conceder licencia
para que los notarios puedan desempeñar funciones incompatibles, y en tal caso, éstos podrán
proponer en su reemplazo, como encargado interino de su registro, a otro titular, o a un adscripto
que reúna los requisitos exigidos en el artículo 79 inciso 2) de esta ley.

Art. 9º: El notario está obligado a actuar siempre que se lo solicite, salvo que a su juicio el acto
para el cual hubiera sido requerido fuera contrario a la ley, la moral o buenas costumbres. De su
negativa podrá recurrirse por escrito ante el Colegio Notarial dentro de las cuarenta y ocho horas
hábiles siguientes. La decisión del Colegio, que deberá pronunciarse dentro de los tres días hábiles
siguientes al de presentación del recurso, cerrará la instancia. Si el pronunciamiento fuere
favorable al recurrente, el notario quedará obligado a actuar y facultado para dejar constancia de
la decisión colegial en el documento que autorice.

Art. 10º: Son también deberes del notario:

1.- Cumplir esta ley, el reglamento notarial y toda disposición emanada de los poderes públicos y
del Colegio Notarial, atinente al ejercicio del notariado.

2.- El estudio de los asuntos para los que fuere requerido, en relación a los antecedentes, a su
concreción en acto formal y a las ulterioridades legales previsibles.

3.- El examen, en relación al acto a realizarse, de la capacidad de las personas individuales o
colectivas y de las representaciones y habilitaciones invocadas. o por la ley requieran facción 4.- El
estudio de los antecedentes de dominio, toda vez que se trate de negocios de transmisión o
constitución de derechos reales.

5.- Guardar el secreto profesional y exigir igual conducta a sus colaboradores. El silencio
comprende lo conocido en relación directa con el negocio y también las confidencias que las
partes hicieron al notario, aunque no estén directamente relacionadas con el objeto de su
intervención.

6.- Registrar su firma y sello profesional en el Colegio Notarial y en la Corte de Justicia.

7.- Tener a la vista y archivar en su registro el certificado de dominio para extender escrituras
relativas a derechos reales sobre inmuebles y noticiar de su contenido a los otorgantes.

8.- Presentar para su inscripción en los Registros públicos los testimonios de escrituras que
corresponde inscribir, dentro de los plazos legales, y a falta de éstos, dentro de los 45 días
siguientes al de su otorgamiento y tomar nota en el protocolo de la expedición de la copia y de la
inscripción.

9.- Tener domicilio real dentro de un radio de treinta kilómetros del asiento de su oficina y atender
sus funciones con regularidad.

TITULO II

DOCUMENTOS NOTARIALES

Capítulo 1º - Requisitos Generales

Art. 11º: Es notarial todo documento con las formalidades de ley, autorizado por notario en
ejercicio de sus funciones y dentro de los límites de su competencia.

Art. 12º: Las actas y demás documentos notariales pueden formar o no parte del protocolo, salvo
que por su carácter y fines o por la ley requieran facción protocolar.

Art.13º:Los documentos serán indistintamente o alternativamente manuscritos o
mecanografiados; pero iniciado un documento con un procedimiento debe ser íntegramente
redactado con el mismo con excepción de las salvedades o enmiendas que deban realizarse al final
del instrumento, las que se efectuarán de puño y letra del notario. La tinta o estampado, debe ser
indeleble y no alterar el papel y los caracteres fácilmente legibles. El Colegio Notarial podrá
determinar otros procedimientos gráficos y las condiciones para su empleo y adaptación.

Art. 14º: Toda vez que el notario autorice un documento o deba poner su firma completa, junto a
ella estampará su sello, sobre cuyo tipo y contenido reglamentará el Colegio Notarial.

Art. 15º: La formación del documento es función privativa del autorizante a tal fin deberá:

1.- Recibir por sí mismo las declaraciones y tener contacto directo con las cosas y hechos objeto de
la autenticación.

2.- Asesorar a los requirentes y elegir las formas que aseguren la eficacia de los fines que
persiguen.

3.- Redactarlo con estilo claro y conciso y lenguaje técnico y separar en la composición lo que
atañe a la actuación de los comparecientes y del notario.

4.- Narrar las realidades físicas en concordancia con lo que vea, oiga y perciba.

5.- Hacer las menciones y calificaciones que en razón del cargo, de la naturaleza del acto, de la
clase de documento y de las disposiciones legales, sean necesarias para producir válidamente los
efectos propios de su intervención.

Capítulo 2º - Documentos Protocolares

Sección Primera - Protocolo

Art. 16º: El protocolo se formará con los siguientes elementos:

1.- Los folios habilitados para uso notarial y numerados correlativamente en cada año calendario,
en letras y guarismo.

2.- El conjunto de documentos matrices asentados en esos folios durante el lapso mencionado.

3.- Las diligencias, notas y constancias complementarias o de referencia consignadas a
continuación o al margen de los documentos matrices. La apertura, cierre y demás circunstancias.

4.- Los documentos que se incorporen por imperio de las leyes o a requerimiento expreso o
implícito de los comparecientes.

5.- Los índices que deben unirse, que se llevarán por otorgantes.

Art. 17º: Cada registro tendrá dos protocolos, uno general, en el que se extenderán toda clase de
actos y otro auxiliar, en el que sólo se extenderán actas, protestos y poderes. Ambos están sujetos
a las mismas formalidades.

Art. 18º: Son documentos matrices las escrituras públicas y las actas protocolares. Se extenderán
por orden cronológico iniciándose en cabeza de folio, sin que lo preceda ninguno íntegramente en
blanco. Llevarán cada año numeración sucesiva del uno en adelante, expresada en letras. Se
consignará además, un epígrafe que indique el objeto del documento y el nombre de las partes.

Art. 19º: Los documentos matrices sólo asumirán el carácter de instrumentos públicos mediante el
cumplimiento de las formalidades instruidas por las leyes de fondo, sin perjuicio de producir los
efectos que en derecho se les atribuyan. Si asentado un documento no se firmare, o suscripto por
uno o más intervinientes no lo fuere por los restantes, el notario hará constar la causal al pie,
mediante atestación que llevará su firma. Firmado el documento por todos, antes de la
autorización por el notario, podrá quedar sin efecto por la conformidad de cuantos lo hayan
suscripto, siempre que ello se certifique a continuación o al margen; si faltare espacio, en breve
acta complementaria que firmarán los interesados y el notario. Cuando no se concluya el
documento por error u otros motivos, el notario indicará tal hecho en nota firmada. En los casos
expresados no se interrumpirá la numeración.

Art. 20º: El notario es responsable de la conservación en buen estado de los protocolos que se
hallen en su poder. El día treinta y uno de diciembre de cada año procederá a clausurar los
protocolos correspondientes a ese año colocando al pie de la última escritura confeccionada, un
certificado en el que conste el número de instrumentos, y el de los dejados sin efecto. Este
certificado será visado por el Colegio Notarial dentro de los dos primeros meses del año siguiente.
Los protocolos con todos los instrumentos sellados por la Dirección General de Rentas, deberán
ser entregados en el Archivo de los Tribunales, dentro de los dieciocho meses siguientes al cierre
de los mismos.

Art. 21º: El protocolo podrá ser retirado de la notaría para el cumplimiento de las obligaciones
relativas a su colección o, por razones de seguridad, previa comunicación al Colegio Notarial. Está
permitida la extracción de los folios corrientes si, para la prestación de funciones, lo requiere la
naturaleza del acto o causas especiales.

Art. 22º: Sólo será exhibido el protocolo por orden de juez competente o a requerimiento de
quien tenga interés legítimo y con relación a sus respectivos documentos. Se hallan investidos de
tal derecho:

1.- Las partes intervinientes, sus representantes o sucesores universales o particulares.

2.- En los actos de última voluntad y en los de reconocimiento de hijos extramatrimoniales,
mientras vivan los otorgantes, únicamente ellos. El notario adoptará las providencias que juzgue
pertinentes para que la exhibición no resulte incompatible con su finalidad ni contraria a sus
deberes funcionales o a las garantías de los interesados.

Sección Segunda - Escrituras Públicas

Art. 23º: Las escrituras públicas, como requisito esencial de validez, deben extenderse en el
protocolo. Su confección se sujetará a las normas impuestas por las leyes de fondo y por la
presente ley.

Art. 24º: Las escrituras públicas deberán expresar:

1.- El lugar y fecha de su otorgamiento. Se agregarán otros datos cronológicos cuando así lo exijan
las leyes o lo estime el actuante.

2.- El nombre y apellido del notario autorizante, el carácter en que actúa y el número de registro.
Los encargados, adscriptos y suplentes expresarán, además, el nombre del titular.

3.- Los nombres y apellidos, estado civil o en su caso las denominaciones o razones sociales y el
domicilio o vecindad de los comparecientes y de las partes. Si por la naturaleza del acto u otras
causas no fuere necesario hacer constar el número de años, será suficiente precisar que son
mayores de edad. Cuando los contratantes fueren personas individuales, casadas, viudas o
divorciadas, se consignará además, si lo son en primeras o posteriores nupcias.

4.- Cualquier otro dato requerido por las leyes, solicitado por los interesados o útil a criterio del
notario.

5.- El carácter en que intervienen los comparecientes que no son partes.

6.- La naturaleza del acto, sus modalidades y características y la individualización de los bienes que
constituyen su objeto.

Art. 25º: En la parte libre que quede en el último folio de cada escritura, después de la suscripción
o en el margen lateral más ancho de cada folio, comenzando por el primero, mediante notas que
autorizará el notario con media firma se atestará:

1.- El destinatario y fecha de toda copia que expida.

2.- Los datos relativos a la inscripción, cuando sea obligatorio para el notario registrar la escritura.

3.- Las cifras que informen respecto de las rectificaciones, declaraciones de nulidad, rescisión u
otra naturaleza que emanen de las partes o de autoridad competente, mientras conserve el
protocolo en su poder.

4.- La referencia a las actas de subsanación del artículo 43 de esta ley. Por vía reglamentaria se
dictarán las normas pertinentes sobre el procedimiento a seguirse para efectuar dichas
anotaciones cuando la escritura se ha extendido en otro registro o el protocolo se encuentre en el
Archivo de los Tribunales.

Art. 26º: Las escrituras y actas protocolares deberán extenderse en el papel habilitado a ese efecto
que se expenderá en hojas de numeración correlativa. Ninguna de estas hojas podrá ser sustituída
ni alterado su orden.

Sección Tercera - Actas

Art. 27º: Esta ley denomina actas a los documentos que tienen por objeto la comprobación y
fijación de hechos, excluidos aquellos documentos cuyo contenido es propio de las escrituras
públicas y los que tienen designación específica.

Art. 28º: Por su forma las actas pueden ser protocolares o extraprotocolares. Las primeras
constituyen para los efectos de esta ley, documentos matrices, salvo cuando sean
complementarias. Estas últimas se extenderán a continuación o al margen de las escrituras
públicas para asentar notificaciones u otras diligencias relacionadas con los actos de instancia que
corresponda realizar.

Art. 29º: Las actas que constituyen documentos matrices están sujetas a los requisitos de las
escrituras públicas, con las siguientes modificaciones:

1.- Se hará constar el requerimiento que motiva la intervención del notario.

2.- Será suficiente la manifestación de los requirentes o interesados para actuar a nombre ajeno.

3.- Se informará previamente a las personas de cuyas manifestaciones se deje constancia, del
carácter en que interviene el autorizante y, en su caso, del derecho de contestar.

4.- El notario practicará las diligencias sin la concurrencia del requirente cuando por su objeto no
fuera necesario.

5.- No requieren unidad de acto ni de contexto. Podrán extenderse en forma coetánea o con
posterioridad a los hechos que se narran y separarse en dos o más partes o diligencias siguiendo el
orden cronológico.

6.- No serán objeto de prestación de consentimiento, sino de conformidad en cuanto a la
exactitud del texto y podrán autorizarse, aunque alguno de los interesados rehúse firmar, de lo
que se dejará constancia.

Art. 30º: Las actas protocolares complementarias se regirán en su aspecto formal por las normas
establecidas para las que constituyen documento matriz, salvo lo dispuesto en los artículos 18 y
24, inciso 2), y las demás excepciones que resulten o por su relación con el documento que
complementan.

Art. 31º: El notario documentará en forma de acta los requerimientos o intimaciones, los actos de
conocimiento y las decisiones de toda persona que lo solicite, para su cumplimiento o notificación
a quienes designe, a los fines y con el alcance que aquella le atribuya.

Art. 32º: Sin perjuicio de operarse los efectos jurídicos legales o contractuales en orden al carácter
de la intimación o contenido de la notificación, el documento no perderá su calidad de acta, ni
será asimilado a la escritura pública cuando sea menester esta forma para la validez de actos o
negocios jurídicos.

Art. 33º: La diligencia encomendada se practicará en el domicilio o sitio indicado por el requirente.
Si no fuese hallado el interesado podrá cumplirse la actuación con cualquiera de las personas que
atienda al notario, quien dejará constancia en el acta de la declaración o respuesta que se le
formule como también de la negativa de la persona con la cual se entienda, a firmar y a dar su
nombre y relación con el requerido u otros datos e informaciones.

Art. 34º: A pedido del requirente el notario podrá entregar en el acto de la diligencia y autorizado
por él síntesis de los extremos que la motivan, o remitir por pieza certificada con aviso de
recepción, copia simple y autorizada del texto del acta, una vez extendida la misma.

Art. 35º: Cuando el notario no encontrare a persona alguna en el domicilio o sitio designado por el
requirente, lo hará constar en el texto del acta.

Art. 36º: El notario podrá ser requerido para comprobar hechos o cosas que presencie, su estado,
la existencia de los mismos y de personas. El requerimiento, las declaraciones que recibe y el
resultado de su actuación, se fijarán por medio de acta.

Art. 37º: En los documentos a que se refiere el artículo anterior, podrá dejarse constancia de las
declaraciones y juicios que emitan peritos, profesionales u otros concurrentes sobre la naturaleza,
características y consecuencias de los hechos comprobados.

Art. 38º: La protocolización de documentos públicos o privados decretada por resolución judicial o
requerida por particulares a los fines señalados en las leyes para darles fecha cierta o con otros
motivos, se cumplirá mediante las siguientes formalidades:

1.- Se extenderá acta con la relación de mandato judicial que la ordene, o del requerimiento y de
los datos que identifiquen al documento que podrá transcribirse. Será obligatoria la transcripción
cuando se trate de testamento ológrafo.

2.- Se agregará el documento y, en su caso, las demás actuaciones, al protocolo.

3.- No será necesaria la presencia y firma del juez que la dispuso.

4.- Al expedirse copia se reproducirá, en primer término, el documento protocolizado y a
continuación el texto del acta, salvo que aquél haya sido transcrípto íntegramente en el acta, en
cuyo caso sólo se reproducirá el acta.

Art. 39º: La protocolización de actuaciones judiciales relativas a títulos supletorios y a subasta
pública, se efectuará por acta, con las formalidades previstas en el artículo anterior, en las que se
relacionarán y transcribirán, además, las partes principales del juicio. El acta deberá contener
también la individualización del inmueble y las especificaciones y certificaciones exigidas en los
actos relativos a la transmisión de esta clase de bienes.

Art. 40º: Los instrumentos relativos a actos sobre bienes, sitos en la provincia y otorgados en
extraña jurisdicción, se incorporarán en testimonio legalizado sin necesidad de intervención
judicial ni la comparecencia del interesado a un protocolo de la provincia, levantándose acta que
contenga, en su caso, las exigencias a que se refiere el artículo anterior. En el testimonio que se
expida se transcribirá el instrumento protocolizado. Cuando tales actos no se refieran a la
transmisión de derechos reales sobre inmuebles, bastará su presentación, por notario de la
provincia, al Registro Público, acompañando copia simple firmada por él, del documento a
inscribirse.

Art. 41º: Los testimonios de las actas a que se refieren los artículos 38º, 39º y 40º, se inscribirán en
los Registros Públicos respectivos, cuando así corresponda.

Art. 42º: En los supuestos que fuera necesaria la devolución de los documentos, indistintamente
se transcribirán o agregarán al protocolo mediante copia autenticada por notario.

Art. 43º: A instancia de parte interesada o de oficio, el notario podrá extender actas con el objeto
de subsanar los errores materiales u omisiones cometidos en el texto de los documentos matrices,
siempre que:

1.- Se refieran a datos y elementos determinativos o aclaratorios de bienes inmuebles que surjan
de títulos, planos u otros documentos fehacientes que hayan servido para la descripción de
aquéllos según expresa referencia hecha en el cuerpo de la escritura pública, en tanto no se
modifiquen partes substanciales relacionadas con la individualización de los bienes, ni se alteren
las declaraciones de voluntad jurídica contenidas en la escritura.

2.- Se trate de la falta de datos de identidad de los comparecientes en documentos sobre actos
entre vivos.

3.- Se trate de deficiencias relativas a recaudos fiscales, administrativos o registrales.

Art. 44º: Las actas previstas en el artículo anterior, si no concurre el interesado, sólo podrán ser
extendidas y autorizadas de oficio por notario que actúe en el registro en que se halle el
documento objeto de subsanación.

Art. 45º: En los casos y en las formas que dispongan las leyes, los notarios recibirán en depósito o
consignación, cosas, documentos, valores y cantidades. Su admisión es voluntaria y sujeta a las
condiciones que se determinen cuando no exista obligación legal. Las circunstancias relativas a los
intervinientes, objeto, fines y estipulaciones, constarán en acta, excepto cuando puedan
documentarse mediante certificación o simple recibo.

Art. 46º: Las disposiciones de esta ley serán aplicables a los protestos, en cuanto no se opongan a
las contenidas en la legislación especial sobre la materia.

Art. 47º: En las actas complementarias expresadas en el artículo 28, regirán, además de las normas
contenidas en el artículo 30, las que corresponden al carácter del acta por razón de la diligencia a
cumplirse. Podrán llevar igual o distinta fecha respecto de la escritura que complementen. Las que
menciona el tercer párrafo del artículo 19, no requieren expresión de fecha ni de lugar y,
comenzadas al pie del documento matriz, podrán continuar en el folio siguiente.

Capítulo 3º - Documentos Extraprotocolares

Art. 48º: En los documentos extraprotocolares se observarán los requisitos que conciernen a las
actas, en cuanto sean compatibles con su carácter y las normas especiales que se establecen en
esta capítulo.

Art. 49º: Serán entregados en original a los interesados en uno o varios ejemplares. Si el
documento se extendiere en más de una hoja deberán numerarse todas y las que precedan a la
última llevarán media firma y sello del notario. Al final, antes de la suscripción, se hará constar la
cantidad de hojas. Es optativo para el notario conservar un ejemplar. Art. 50º: A pedido de
cualquiera de los intervinientes, una vez autorizado el documento, podrán incorporarse al
protocolo mediante acta de protocolización.

Art. 51º: No podrán extenderse fuera del protocolo las actas de subsanación y las
complementarias de documentos matrices ni las de protocolización. Igual norma se seguirá con las
de protesto en tanto la legislación mercantil no prescriba otra cosa.

Art. 52º: A los efectos de esta ley, se denominan certificaciones, los documentos mediante los
cuales, a pedido de parte interesada, y en narración sintética, se autentican realidades físicas o
juicios de ciencia propia, que no deben revestir necesariamente forma de acta.

Art. 53º: En las certificaciones se expresará:

1.- Los datos que prescribe el artículo 24 de esta ley.

2.- Las circunstancias relacionadas con el requerimiento y con las situaciones, cosas y personas
objetos de atestación.

3.- Si los hechos le constan al notario por percepción directa o de otra manera. Cuando la
evidencia se funde en documentos, si le han sido exhibidos y las referencias tendientes a su
identificación y al lugar donde se encuentran.

Art. 54º: No serán necesarias en las certificaciones las firmas de los interesados, salvo que por su
índole deban estamparse.

Art. 55º: En las certificaciones de firmas e impresiones digitales, se consignará que ellas han sido
puestas en presencia del notario y, además que el interesado fue impuesto del contenido del
documento y que es persona de su conocimiento o fue identificado con testigos o documentos
idóneos.

Art. 56º: Cuando deban certificarse firmas puestas en un documento privado, el notario podrá
examinar su contenido y denegar la prestación de funciones, si contuviera cláusulas contrarias a
las leyes, a la moral o a las buenas costumbres.

Art. 57º: En los certificados de existencia de personas se hará constar la presencia del interesado
en el acto de expedirse o el lugar y la fecha en que el notario lo vio.

Art. 58º: Las certificaciones podrán practicarse con respecto a constancias de libros y documentos
de personas jurídicas o de existencia visible que tengan su domicilio fuera de la demarcación del
notario, siempre que la exhibición se efectúe en la notaría o en los lugares donde pueda
constituirse en el ejercicio de sus funciones .

Art. 59º: Son igualmente certificaciones las reproducciones literales completas o parciales y los
extractos, relaciones o resúmenes de todo documento privado o público no notarial.

Art. 60º: Podrán documentarse en forma de certificación:

1.- Las constancias sobre recepción de depósitos de dinero, cosas, valores, papeles y documentos.

2.- Los cargos en escritos que deban presentarse a las autoridades judiciales o administrativas y
con sujeción a las disposiciones que los autoricen.

3.- La remisión de documentos por correo.

Art. 52º: A los efectos de esta ley, se denominan certificaciones, los documentos mediante los
cuales, a pedido de parte interesada, y en narración sintética, se autentican realidades físicas o
juicios de ciencia propia, que no deben revestir necesariamente forma de acta.

Art. 53º: En las certificaciones se expresará:

1.- Los datos que prescribe el artículo 24 de esta ley.

2.- Las circunstancias relacionadas con el requerimiento y con las situaciones, cosas y personas
objetos de atestación.

3.- Si los hechos le constan al notario por percepción directa o de otra manera. Cuando la
evidencia se funde en documentos, si le han sido exhibidos y las referencias tendientes a su
identificación y al lugar donde se encuentran.

Art. 54º: No serán necesarias en las certificaciones las firmas de los interesados, salvo que por su
índole deban estamparse.

Art. 55º: En las certificaciones de firmas e impresiones digitales, se consignará que ellas han sido
puestas en presencia del notario y, además que el interesado fue impuesto del contenido del
documento y que es persona de su conocimiento o fue identificado con testigos o documentos
idóneos.

Art. 56º: Cuando deban certificarse firmas puestas en un documento privado, el notario podrá
examinar su contenido y denegar la prestación de funciones, si contuviera cláusulas contrarias a
las leyes, a la moral o a las buenas costumbres.

Art. 57º: En los certificados de existencia de personas se hará constar la presencia del interesado
en el acto de expedirse o el lugar y la fecha en que el notario lo vio.

Art. 58º: Las certificaciones podrán practicarse con respecto a constancias de libros y documentos
de personas jurídicas o de existencia visible que tengan su domicilio fuera de la demarcación del
notario, siempre que la exhibición se efectúe en la notaría o en los lugares donde pueda
constituirse en el ejercicio de sus funciones .

Art. 59º: Son igualmente certificaciones las reproducciones literales completas o parciales y los
extractos, relaciones o resúmenes de todo documento privado o público no notarial.

Art. 60º: Podrán documentarse en forma de certificación:

1.- Las constancias sobre recepción de depósitos de dinero, cosas, valores, papeles y documentos.

2.- Los cargos en escritos que deban presentarse a las autoridades judiciales o administrativas y
con sujeción a las disposiciones que los autoricen.

3.- La remisión de documentos por correo.

T I T U L O III

Organización del Notariado

Capítulo 1º - Registros Notariales

Art. 69º: Los registros notariales son inherentes a las funciones de los notarios

Art. 70º- (Derogado por el Decreto-Acuerdo 0316-G-92). El territorio de la provincia a los efectos
de la competencia territorial del notario se divide en dos circunscripciones. La primera
circunscripción que comprende todos los departamentos de la provincia, con excepción de Jáchal
e Iglesia y la segunda circunscripción que comprende los departamentos de Jáchal e Iglesia. Habrá
treinta y ocho registros notariales en la primera circunscripción y dos en la segunda. El Poder
Ejecutivo podrá crear nuevos registros a razón de uno por cada diez mil habitantes a cuyo fin
tomará exclusivamente en cuenta las cifras que determine el último censo oficial nacional o
provincial, como población permanente.

Art. 71º: Cada registro estará a cargo de un notario titular, quien podrá tener un adscripto.

Art. 72º: El registro constituye una unidad indivisible y no puede en consecuencia, tener más de
una sede, aunque sea con el carácter de sucursal, agencia o cualquier otra denominación.

Capítulo 2º - De los Notarios

Art. 73º: En el sentido de esta ley, sólo es notario quien ejerce funciones como titular o adscripto
de un registro notarial.

Art. 74º: Los notarios tienen competencia para actuar con prescindencia del domicilio de los
otorgantes o requirentes y de la ubicación de los bienes objeto del acto.

(2º Párrafo derogado por el Decreto-Acuerdo 0316-G-92). Podrán fijar el domicilio profesional en
la localidad que elijan dentro de la circunscripción a la que esté asignado su Registro y deberán
atender en aquélla sus funciones.

Art.75º: (Derogado por Decreto-Acuerdo 316-G-92). Los que aspiren a ingresar al notariado
deberán inscribirse en la matrícula correspondiente y cumplir a tal efecto las siguientes exigencias:

1.- Presentar título de escribano, notario o abogado expedido o revalidado por universidad
nacional, o expedido por universidad privada y legalmente habilitado.

2.- Estar domiciliado en la provincia. La solicitud de inscripción se presentará ante el Colegio
Notarial y si el postulante acreditara estas condiciones, se ordenará su inscripción.

Art. 76º: (Derogado por Decreto-Acuerdo 316-G-92). Para el ejercicio de la función notarial se
requiere:

1.- Estar matriculado.

2.- Ciudadanía en ejercicio.

3.- Tener dos años ininterrumpidos de domicilio en la Provincia.

4.- Conducta, antecedentes y moralidad intachable, acreditadas por autoridad competente.

5.- Mayoría de edad.

6.- Otorgar fianza real o personal ante el Colegio Notarial, por el monto, condiciones y en la forma
que determine el reglamento notarial. La fianza responderá al pago de deudas impositivas
relacionadas con el ejercicio profesional; el resarcimiento de los daños y perjuicios ocasionados a
terceros; a la multa impuesta por el Colegio Notarial; al pago de las cuotas de colegiado y a toda
carga impuesta por el Consejo Directivo de la asamblea.

7.- La designación como titular o adscripto de un registro notarial. Cumplidos estos requisitos el
notario deberá registrar su firma y sello y prestar juramento ante el Presidente de la Corte de
Justicia.

Art. 77º: El notario titular, designado por la autoridad y con los requisitos que establece esta ley,
es inamovible en tanto dure su buena conducta. No podrá ser separado de sus funciones sino
mediante el procedimiento fijado por la presente.

Art.78º: El adscripto será designado y removido a sola propuesta del titular y deberá actuar en los
protocolos correspondientes al registro de su proponente y en sus mismas oficinas.

Art. 79º: (Derogado por el Decreto-Acuerdo 316-G-92). La designación de titular de registro se
efectuará de acuerdo con las siguientes disposiciones:

1.- Será designado titular el adscripto del registro que hubiere quedado vacante, siempre que
acredite una antigüedad de dos años y un mínimo de ciento cincuenta escrituras autorizadas.
Exceptúase de dicho requisito al adscripto que fuere padre, cónyuge, hijo o hermano del titular.

2.- En caso de quedar vacante un registro en el cual no hubiere adscripto o de tratarse de un
registro nuevo, podrán aspirar a ser designados titulares y en el siguiente orden excluyente:

a) Los notarios titulares de registro de otra circunscripción de esta provincia;

b) Los ex titulares que hubieren renunciado;

c) Los notarios que acrediten dos años de antigüedad como adscriptos a registros de la provincia
en forma continua o alternada y que hubiesen autorizado no menos de ciento cincuenta escrituras
públicas; La designación recaerá, siguiendo el orden establecido, en el notario que acredite mayor
antigüedad. Para el cómputo de ésta, se tendrán en cuenta también los servicios prestados en los
cargos de Jefe, Director, Subjefe o Subdirector de Registros Públicos o Archivos de los Tribunales, o
Director de Sección del Registro General de la Propiedad, computándose un año de antigüedad
profesional por cada dos años de servicios. En ningún caso la designación de titular recaerá en
quien no haya cumplido los requisitos mínimos de un año de titular o dos años de adscripto, con
un mínimo de ciento cincuenta escrituras públicas autorizadas, como así tampoco en quien haya
dejado de ejercer la profesión por un término mayor de diez años.

3.- Producido el caso del inciso anterior y no habiendo ningún notario que reúna los requisitos
mínimos, el Colegio llamará a concurso de oposiciones a los matriculados, los que se llevarán a
efecto con las bases y condiciones que establezca el reglamento notarial. La designación de titular
recaerá en el notario que resulte mejor calificado.

Art. 80º: En caso de ausencia del titular de registro, el adscripto quedará a cargo del mismo, salvo
que dicho titular encargara la atención del registro a otro titular. El notario que se ausente por
más de diez días, deberá comunicarlo al Colegio, como asimismo el nombre del que lo
reemplazará, con la conformidad de éste.

Capítulo 3º - Gobierno del Notariado

Sección Primera - Superintendencia de la Corte de Justicia y funciones del

Poder Ejecutivo

Art. 81º: Compete al Poder Ejecutivo:

1.- Designar titulares de registros notariales y encargados, acordar adscripciones y rehabilitaciones.

2.- Intervenir el Colegio cuando éste haya desvirtuado notoriamente sus fines o existan graves
presunciones de manejo irregular de sus fondos. Esta medida se adoptará únicamente a instancia
motivada de no menos de la quinta parte de sus miembros que acrediten haber agotado
infructuosamente los recursos reglamentarios y tendrá como único objeto la adopción de medidas
impostergables en resguardo de los intereses de la corporación y la elección de nuevas
autoridades dentro del plazo de noventa días contados desde la fecha de asunción del interventor
si se comprobaran las irregularidades motivo de la intervención.

Art. 82º: La Corte de Justicia, en su carácter de órgano de superintendencia, pondrá en
conocimiento del Colegio Notarial toda decisión que adopte en relación al notariado y
especialmente la aplicación de sanciones disciplinarias.

Art. 83º: Compete a la Corte de Justicia en sus funciones de superintendencia sobre el notariado:

1.- Conocer en instancia única las causas relativas a irregularidades cometidas por notarios cuando
el mínimo de la pena aplicable consista en suspensión de más de tres meses y aplicar, en su caso,
las sanciones disciplinarias correspondientes.

2.- Conocer como tribunal de apelación, y a pedido de partes, de todas las resoluciones del Colegio
Notarial y especialmente de los fallos que éste pronunciase en los asuntos relativos a la
responsabilidad profesional de los notarios cuando la pena aplicable sea de suspensión por tres
meses o inferior a ella.

3.- Encomendar al Colegio Notarial la instrucción de sumarios en averiguación de irregularidades
cometidas por notarios.

Art. 84º: El Presidente de la Corte de Justicia podrá, por su sola autoridad, requerir el auxilio de la
fuerza pública toda vez que sea necesario para el cumplimiento de las resoluciones dictadas por el
tribunal o con motivo de la adopción de medidas precautorias.

Sección Segunda - Colegio Notarial

Art. 85º: Para los fines atribuidos por esta ley funcionará con capacidad plena de persona jurídica y
asiento en la capital de la provincia, el Colegio Notarial de la Provincia de San Juan. El Colegio se
compone de todos los notarios de la provincia. La organización, estructura y funcionamiento del
Colegio se regirá por el reglamento notarial, con sujeción a las bases estatuidas en esta ley.

Art. 86º: Los órganos del Colegio son:

1.- La Asamblea Notarial.

2.- El Consejo Directivo.

Art. 87º: La Asamblea la componen todos los notarios de la provincia. Se constituirá como
mínimo una vez al año a fin de considerar:

1.- La memoria y rendición de cuentas que presentará el Consejo Directivo.

2.- El presupuesto de gastos y el cálculo de recursos.

3.- Todo otro asunto incluido en la convocatoria. Cada año se procederá, además, a la
renovación parcial de los miembros titulares y suplentes del Consejo Directivo, en la proporción
de un cincuenta por ciento.

Art. 88º: El Consejo Directivo funcionará en la capital de la provincia y estará integrado por un
presidente, un vicepresidente, un secretario, un prosecretario, un tesorero y cuatro vocales
titulares. Se elegirán también dos vocales suplentes y dos revisores de cuentas.

Art. 89º: Para ser electo miembro del Consejo Directivo se requiere tener como mínimo tres
años de ejercicio en la profesión.

Art. 90º: La votación será directa y secreta.

Art. 91º: Son funciones del Consejo Directivo:

1.- Representar a los notarios de toda la provincia.

2.- Llevar la matrícula.

3.- Vigilar el cumplimiento de esta ley, del reglamento notarial y de toda disposición atinente al
notariado y velar por el decoro y prestigio de los notarios.

4.- Proyectar normas de ética profesional, que serán obligatorias una vez aprobadas por la
asamblea notarial.

5.- Dictar resoluciones de carácter general tendientes a unificar formas y procedimientos
notariales en vista a su perfeccionamiento técnico y a la mejor eficacia del servicio.

6.- Promover con carácter general las gestiones que juzgue adecuadas en resguardo de los
derechos y atribuciones de los notarios.

7.- Proporcionar los medios adecuados para el perfeccionamiento profesional de los notarios.

8.- Expedir dictámenes que soliciten jueces, notarios y autoridades administrativas en asuntos
relacionados con el ejercicio de las funciones notariales.

9.- Promover ante los poderes públicos la reforma de la legislación y toda otra medida tendiente
a la preservación y progreso de la institución notarial.

10.- Informar sobre las solicitudes de designación de titulares de registro, adscripciones y
rehabilitaciones.

11.- (Derogado por el Decreto-Acuerdo 0316-G-92). Organizar los concursos de oposición en la
forma que determine el reglamento notarial.

12.- Aconsejar sobre habilitación, clausura y permuta de registros.

13.- Decidir en toda cuestión relativa a la aplicación del arancel y producir dictamen sobre el
particular en los casos en que se le requiera.

14.- Inspeccionar periódicamente los registros a los efectos de comprobar el cumplimiento de
todas las obligaciones notariales.

15.- Aplicar las medidas disciplinarias que sean de su competencia, según las prescripciones
establecidas por esta ley.

16.- Proponer al Poder Ejecutivo el reglamento notarial y sus reformas.

17.- Prestar la colaboración que le requieran los poderes públicos para todo asunto relativo a la
profesión y requerir de los mismos las informaciones que necesiten para cumplir su cometido.

18.- Interpretar la aplicación de la presente ley, reglamento y arancel notarial, resolver los casos
concretos que se le planteen y dictar normas de carácter general.

19.- Resolver que el Colegio forme parte de federaciones nacionales o internacionales de la
misma índole notarial y carácter que establece la presente ley.

20.- Proyectar el presupuesto de gastos y el cálculo de recursos, recaudar y percibir los derechos
que correspondan al Colegio, administrar sus bienes, designar y remover al personal. Celebrar
toda clase de contratos, incluso los que tengan por objeto la adquisición, transmisión o
constitución de derechos reales sobre inmuebles, previa autorización de la asamblea notarial, y
realizar, en general, todos los actos jurídicos, administrativos, bancarios y judiciales, que sean
necesarios o convenientes para el cumplimiento de los fines del Colegio o para la defensa de sus
intereses y derechos.

21.- Actuar como órgano de conciliación en las cuestiones que pudieran suscitarse entre notarios
o entre éstos y terceros

22.- Gestionar, ante las autoridades locales, medidas conducentes a facilitar el ejercicio regular
de la profesión.

23.- Instruir sumario de oficio o por denuncias de terceros, por todo hecho irregular en la
prestación de servicios notariales, sea para juzgar a los notarios directamente o para elevar a tal
efecto las actuaciones a la Corte de Justicia, si así procediere, de acuerdo con lo establecido en la
Sección Primera de este Capítulo.

24.-Coadyuvar, a su pedido, en la defensa de los notarios, cada vez que se vean afectados en su
investidura o en el ejercicio regular de sus funciones.

25.- Toda otra función que ésta u otras leyes atribuyan al Colegio Notarial.

Art. 92º: El Consejo Directivo, para el mejor desempeño de sus funciones puede: 1.- Exigir de los
notarios en el caso de presuntas irregularidades, informaciones escritas u orales y también su
comparecencia ante el propio Consejo o su Presidente.

2.- Requerir de la Corte de Justicia la adopción de medidas precautorias en los casos en que las
circunstancias del sumario o la gravedad de la imputaciones lo hagan aconsejable.

Art. 93º: Todas las resoluciones del Consejo Directivo serán recurribles ante la Corte de Justicia
dentro de los diez días hábiles siguientes al de su notificación Art. 94º: Cualquier miembro del
notariado o el procurador general podrán recurrir en cualquier tiempo de las resoluciones de
carácter general dictadas por el Consejo Directivo. En tal caso, la Corte de Justicia, previo informe
del Consejo, se limitará a tener por bien dictada la resolución impugnada o a invalidarla total o
parcialmente.

Art. 95º: El Colegio, por intermedio de uno cualquiera de los consejeros titulares, legalizará la
firma de los notarios que actúen en la provincia. Además del valor del sellado que fije la ley
impositiva, el Colegio cobrará un derecho de legalización que fijará el reglamento notarial. Cada
año, el Consejo Directivo comunicará a todos los Colegios Notariales del país o al órgano de
superintendencia, la nómina y firma de los consejeros titulares, como asimismo les notificará,
inmediatamente de producido, cualquier cambio que al respecto se hubiere operado.

Sección Tercera - Sanciones Disciplinarias

Art. 96º: Los notarios que incurran en irregularidades en el ejercicio de sus funciones estarán
sujetos a las siguientes sanciones disciplinarias, sin perjuicio de las responsabilidades civiles y
penales:

1.- Apercibimiento cuando se trate de negligencias profesionales, transgresiones a los deberes de
funcionarios, de carácter leve, incumplimiento de las normas legales o indisciplina, en cuanto tales
irregularidades no afecten fundamentalmente intereses de terceros, de la institución notarial o del
Colegio.

2.- Suspensión hasta de un mes o multa de cincuenta pesos a quinientos pesos, cuando se trate de
la reiteración de faltas previstas en el inciso anterior o por la comisión de irregularidades de
relativa gravedad o por infracciones al arancel.

3.- Suspensión por más de un mes y hasta dos años o la privación del ejercicio profesional, cuando
se trate de faltas graves en el desempeño de la función o por reiteración de faltas que ya hubieren
sido sancionadas con la pena de suspensión.

Art. 97º: Los notarios que realicen actos contrarios a la ética profesional estarán sujetos a las
siguientes sanciones:

1.- Llamado de atención en forma privada.

2.- Apercibimiento, que será puesto en conocimiento de los demás notarios.

3.- Apercibimiento público que se comunicará a los poderes públicos y a los Colegios Notariales de
la República y se dará a publicidad. Si la falta cometida fuere de tal naturaleza que afectare
gravemente el prestigio de la institución notarial, el Colegio, podrá, además, aconsejar a la Corte
de Justicia la privación del ejercicio profesional.

4.- Las sanciones a que se refieren los incisos 2º y 3º llevarán aparejadas la suspensión del derecho
de elegir y ser elegido para cargos directivos del Colegio por uno y cinco años respectivamente.

Art. 98º: Las sanciones se aplicarán previo sumario que instruirá el Consejo Directivo, con
intervención del imputado. El sumario deberá terminarse en el término de treinta días.

Art. 99º: Terminado el sumario el Consejo deberá expedirse dentro de los quince días siguientes. Si
la pena aplicable fuere de suspensión hasta tres meses o inferior a ella, dictará la correspondiente
sentencia, la que se notificará inmediatamente al interesado. No apelando éste o desestimándose
el cargo, se ordenará el archivo de las actuaciones. Si el notario sancionado apelara dentro del
término de cinco días de notificado, se elevarán aquéllas a la Corte de Justicia.

Art. 100º: Si terminado el sumario la pena aplicable, a juicio del Consejo, fuera superior a tres
meses de suspensión, elevará las actuaciones a la Corte de Justicia quien deberá sentenciar dentro
de los treinta días de haber tenido entrada el sumario en dicho tribunal.

Art. 101º: La privación del ejercicio profesional importa la destitución del cargo, la vacancia del
registro, además la cancelación de la matrícula.

Art. 102º: Los notarios privados del ejercicio profesional podrán solicitar su rehabilitación pasados
cinco años desde la fecha en que la medida tuvo principio de ejecución. En caso de acordarse este
beneficio deberán, para obtener el registro, cumplir nuevamente con los requisitos que exige el
artículo 76 y artículo 79. De no acordárseles la rehabilitación, podrán pedirla nuevamente cada
dos años.

Art. 103º: El Colegio publicará las resoluciones que dicte en cumplimiento de sus funciones en un
boletín que distribuirá entre sus miembros. Las de carácter disciplinario, sólo se publicarán una vez
ejecutoriadas. Las de privación del ejercicio profesional se darán a conocer, además, por la prensa
local y será comunicada al Registro de Inhabilitaciones Notariales.

Art. 104º: Institúyese en la provincia la feria notarial. El reglamento determinará la época o épocas
en que la misma se cumplirá, las excepciones relacionadas con la actuación de los notarios, al
régimen de permutas y de modificación de turnos, las atribuciones del Colegio y las demás normas
que sean necesarias para su regulación, sin que afecte la normal prestación del ministerio notarial.

Art. 105º-(Derogado por el Decreto-Acuerdo 0316-G-92). La designación de notarios para
intervenir en los actos en que fueran parte organismos nacionales, provinciales y municipales,
centralizados, autárquicos, instituciones bancarias o de créditos de iguales características y
personas individuales y colectivas concesionarias de servicios públicos, se efectuará por el Colegio
Notarial y de acuerdo con el reglamento especial que apruebe con arreglo a las siguientes bases:

1.- Para la distribución del trabajo se tomará en cuenta el registro notarial, de manera que si en un
registro hubiere titular y adscripto, se considerarán a este fin como una misma persona.

2.- Se determinará en qué casos la prestación dejará de ser facultativa para trocarse en
obligatoria.

3.- A los efectos de formación de listas de notarios interesados, se establecerán las zonas de
actuación, las épocas de inscripción y su vigencia, así como las demás modalidades del sistema.

4.- Podrá establecerse la exclusión de determinados actos de acuerdo con su naturaleza o monto.

5.- Se determinarán las sanciones a aplicarse a los notarios y funcionarios que transgredan el
reglamento.

6.- El reglamento especial deberá ser aprobado en asamblea del Colegio y publicado en el Boletín
Oficial de la provincia. Entrará en vigencia al día siguiente de su publicación y para modificarse
deberán cumplirse iguales formalidades.

Art. 106º: Los gastos que demande el funcionamiento del Colegio se atenderán con un derecho
por cada folio habilitado para el protocolo cuyo monto se fijará en el reglamento notarial. A tal
efecto, Dirección de Rentas proveerá los cuadernillos de protocolo directamente al Colegio
Notarial por el valor fiscal y éste tendrá a su cargo en forma exclusiva la distribución de los
mismos, entre los notarios, previo pago de dicho valor y del derecho que establece esta ley.

Art. 107º: A los efectos de dejar constituido el Colegio Notarial de acuerdo con las disposiciones de
la presente ley, las actuales autoridades convocarán dentro de los sesenta días de su publicación,
una asamblea de notarios de toda la provincia, que sesionará en la primera convocatoria con la
mitad más uno de los miembros. Si no hubiere quórum para la hora en que hubiese sido citada,
sesionará válidamente una hora después con el número de notarios que hubiere concurrido.

Art. 108º: Toda gestión relacionada con esta ley y el reglamento notarial, será iniciada
necesariamente ante el Colegio, el que le imprimirá el trámite correspondiente y elevará, en su
caso, las actuaciones a la autoridad pertinente.

Art. 109º: A los efectos de lo dispuesto en el artículo 75 inciso 1º, considerase que satisfacen esa
exigencia los escribanos con título expedido por la Corte de Justicia de la Provincia, hasta la fecha
en que se sancione la presente ley. Art. 110º: Deróganse los artículos 279 al 313 de la ley Nº 1434
y toda otra disposición que se oponga a la presente ley.

Art. 111º: Téngase por ley de la provincia, cúmplase, comuníquese y dése al Boletín Oficial.

CARLOS E. GOMEZ CENTURION - Federico Bocelli.-